Historia

El inicio de la Independencia de México

Conoce los sucesos más importantes que ocurrieron al inicio de la Independencia de México.

Quien no conoce su historia está condenado a repetirla…

Era domingo de mercado, la madrugada era fría y el cura del pueblo apresuraba su paso para llegar a la iglesia. Aquella madrugada era 16 de septiembre de 1810.

Sucesos

Muchos años después de la conquista de México, Nueva España se convertiría en el principal productor de riquezas de oro y plata para la corona española.

En aquellos años, Europa vivía diferentes cambios entre ellos revoluciones e invasiones, por ello en 1804 España decidió cobrar una nueva carga fiscal a Nueva España, este dinero no pasaba a manos del virrey, todo pasaba directamente a la corona española. Esto originó el descontento de los menos favorecidos que prácticamente trabajaban para pagar dichos impuestos.

Sumado a esto, Napoleón quería invadir varios países (entre ellos España). Para ello persuadió a Manuel Godoy (Primer ministro de Carlos IV Rey de España) para que firmaran una alianza, también le pidió lo dejara cruzar por España para irrumpir Portugal. Pero en 1808 Napoleón no solo cruzó España, sino que la ocupó generando un descontento de la población que exigió al rey la destitución de Godoy y abdicar al trono a favor de su hijo, cosa que ocurrió. Carlos IV entregó el trono a su hijo Fernando VIII y destituyó a Godoy de su cargo.

Napoleón obligó a la familia real a entregar su reinado, enviándolos a Bayona. Carlos Vlll entregó su corona y partió con su familia a aquella ciudad. Ahora España le pertenecía a los franceses (Napoleón le entregó España a su hermano José)

 *Se dice que Carlos IV una vez en Bayona se dedicó a tejer.

Un golpe de Estado:

En 1808 todo esto llegó a oídos de los habitantes de la Nueva España. Preocupados por el futuro de España el territorio se dividió en dos bandos: “El ayuntamiento” formado por criollos y autonomistas (familias dedicadas al comercio y minería) “El real acuerdo” en su mayoría españoles y la Iglesia.

El virrey de esos años era José de Iturrigaray, quien se inclinó por las ideas del ayuntamiento, provocando la preocupación de los españoles. Dos de los miembros del ayuntamiento; Juan Francisco Azcárate y Francisco Primo de Verdad le propusieron al virrey la suspensión de la carga fiscal y que el ayuntamiento asumiera el poder.

El real acuerdo se enteró de dichos planes y buscó una solución para mantener su orden, fue un 15 de septiembre de 1808 (si bastante curioso) que organizó un golpe de estado con más de 100 personas, quienes sometieron al virrey haciéndolo preso. Azcárate y Primo de Verdad fueron llevados a San Juan de Ulúa donde fueron asesinados. La inquisición y Pedro de Garibay (Nuevo virrey impuesto por el real acuerdo) quedaron al frente de la Nueva España, a partir de ese momento organizaron espionajes en todas aquellas reuniones que pudieran ser sospechosas.

Los conspiradores de Valladolid

Ignacio Allende era un militar perteneciente al regimiento “los dragones de la reina” que tenía la inquietud de ver un gobierno alejado de la corona Española. Asistía a reuniones secretas en Valladolid junto con Mariano Michelena (político y militar), José María Obeso (militar). Donde planeaban un levantamiento armado, su idea era reunir a mestizos, indios y castas.

*Las ideas de un levantamiento en contra del gobierno eran tan grandes que Allende diseñó dos banderas para dicho movimiento (“banderas gemelas”) pero estas nunca fueron usadas.

Las reuniones fueron descubiertas gracias a un hombre que se fue a confesar mencionando que se planeaba un levantamiento armado. El padre los acusó de traición (rompiendo así el secreto de confesión) y el gobierno aprendió a los involucrados. Por suerte, Allende no fue detenido solo fue interrogado revelando que no era solo un movimiento que por todo el país había más de 300 conspiradores (Esto es una prueba de que la Independencia se daría de un momento a otro, fueran ellos u otros) Dejaron ir Allende quien decidió partir con Juan Aldama rumbo a Querétaro.

Noches de bohemia

Allende trasladó estas ideas a Querétaro en las tertulias que organizaba el matrimonio Ortiz de Domínguez donde participaban Ignacio y Juan Aldama, Mariano Jiménez, Mariano Abasolo, Ignacio Pérez y El cura Miguel Hidalgo*. Se hablaba de seguir con las ideas de Michelena y Obeso de hacer parte a los indios, mestizos y castas pero también en formar un congreso que estuviera integrado por las provincias.

*Miguel Hidalgo: Era un sacerdote criollo que estudió en el colegio de San Nicolás, fue maestro y rector. Hidalgo como muchos en su época se inclinaron a la carrera sacerdotal porque daba prestigio y aseguraba recursos económicos altos. Era un lector de textos sobre la ilustración, por ello fue investigado por la inquisición por las ideas que tenía en contra de la iglesia. Gustaba de la fiesta brava, el buen vino y de las mujeres. Sí. De las mujeres.

Decidieron que el levantamiento se daría en diciembre de 1810. Pero sus planes se verían quebrados gracias a que fueron delatados, por uno de los que participaba en las tertulias: Juan Garrido (tambor mayor de Querétaro) y el capitán Manuel Arango que denunció la conspiración al Sacerdote Rafael Gil de León que a su vez notificó de esto al Corregidor Miguel Domínguez, quien no sabemos porque encerró a su esposa. Pero ella bastante inteligente mandó una nota a Allende que decía: -Nos han descubierto- Fue en ese momento que Allende notificó a Hidalgo de lo sucedido.

*Hay un rumor o leyenda que dice que Josefa Ortiz de Domínguez y Allende mantenían una relación clandestina y que lo que en verdad habían descubierto era esa relación por ello su esposo la encerró, ella asustada notificó del hecho a Allende.

La noche de septiembre

Hidalgo decidió que no podían esperar más, que era el momento de iniciar el movimiento, junto con Aldama y otros integrantes liberó presos, se dirigió a su iglesia, pidió hacer replicar las campanas y llamó al pueblo a la insurrección. Las armas del pueblo eran palas, flechas, machetes o fusiles viejos.

*Allende decidió que si quería que el pueblo los siguiera debía entregar el mando a Miguel Hidalgo

Ese mismo 16 de Septiembre llegaron a Atotonilco, donde el pueblo le entrega a Hidalgo una imagen de la Virgen de Guadalupe. La convierten en su estandarte con el grito de guerra -¡Viva la virgen de Guadalupe y mueran los gachupines!- (gachupines: forma despectiva de decirle a los españoles en aquella época).

Días mas tarde los Realistas (españoles) tomaron a la virgen de los Remedios como estandarte a esta lucha, también se le conoce como “la guerra de las vírgenes”.

El 20 de septiembre llegan a Celaya donde los recibieron con un desfile y toques de campanas, Hidalgo recibió el grado de capitán general y Allende de teniente general. Para ese día ya contaban con más de 50 mil militares entre los que destacaban gente del pueblo que los iba siguiendo a cada paso que daban. Cabe destacar que no en todos los lugares fueron bien recibidos, algunos lugareños les negaban el apoyo por temor a represalias o porque su apoyo era para la corona.

Para el 28 de septiembre llegaron a Guanajuato donde ya los aguardaban los mineros de esa zona con piedras y palas. Rodearon la Alhóndiga de Granaditas donde horas antes los españoles se resguardaron junto con sus bienes. El intendente Juan Antonio Riaño (ejército realista) murió defendiendo la trinchera. La Alhóndiga fue tomada gracias a que la puerta principal se incendió y los insurgentes pudieron entrar. Aquí se vivió uno de los momentos más sangrientos de la lucha, se descargó todo el resentimiento del pueblo para con los españoles. Hubo saqueos en las casas, se robó lo que había en la Alhóndiga.

Allende no estuvo de acuerdo con estos saqueos ni con una turba furica. (Aquí inician los primeros roces con Hidalgo).

*Se dice que un hombre conocido como “el pípila” fue quien incendio la puerta, pero este hecho aún está en debate.

En camino rumbo a Indaparapeo, Michoacán, Hidalgo se entrevistó con uno de sus alumnos quien también era sacerdote. Este partió al sur por órdenes de Hidalgo, posteriormente a este alumno se le conocería como “el siervo de la nación”.

Enfrentamientos

Fueron varios los enfrentamientos que tuvieron los Insurgentes contra los Realistas, enlistaremos algunos de ellos:

En el monte de las cruces se enfrentaron con los Realistas a cargo de Torcuato Trujillo. En este enfrentamiento pierden los Realistas.

Mientras en la Ciudad de México los españoles decidieron resguardarse a esperar a los Insurgentes y mandaron a sus sirvientes al frente para defender la ciudad, cosa que no harían ellos, esperaban a Hidalgo para el levantamiento en esa ciudad, tomar la ciudad le sería fácil a los Insurgentes, pero Hidalgo decidió que no lo harían.

*Contaban con Mariana Rodríguez del Toro, quien hacia reuniones en su casa (en la calle de donceles) donde asistía Allende, Aldama, Leona Vicario. En esa casa había armamento para atacar la ciudad.

El 7 de noviembre se enfrentan con las fuerzas de Félix Calleja, quien los derrotó en Aculco, esta derrota provocó la separación de Hidalgo y Allende, quienes huyeron a lugares diferentes. Hidalgo partió a Guadalajara donde días más tarde Allende lo alcanzaría.

Hidalgo se instaló en Guadalajara un largo tiempo, aquí declara la abolición a la esclavitud. Y se dedicó a propagar la independencia mandando cartas a diferentes personas para que tomaran diferentes zonas del país. A Morelos ya lo había mandado al sur. A José María Mercado le pide tomar Tepic y el puerto de San Blas, a José María González Hermosillo le ordena tomar el norte.

Pero también ocurrieron cosas desagradables. Hidalgo ordenó sacar a los prisioneros españoles para matarlos de formas crueles.

Un amigo de Hidalgo que era torero fue el encargado de dar muerte a los españoles, con ellos practicaba el toreo (si, los usaba como toros y les daba muerte de la misma forma) otras veces solo sacaban a 100 españoles por noche y los mataban.

En puente de Caldero, el número de Insurgentes superaba a los Realistas. El general Calleja dijo que vencería a los Insurgentes por estrategia, no por número de soldados. Desafortunadamente fue así y el 17 de enero de 1811 el ejército de Hidalgo cayó ante los Realistas. Esta batalla pondría fin a la primera etapa de lucha independiente.

Tras la derrota, los Insurgentes huyeron rumbo a Aguascalientes a una hacienda llamada “Pabellón” donde deciden quitarle el mando a Hidalgo y se le amenazó de muerte si no seguía las órdenes de Allende. Hidalgo derrotado parte junto con los Insurgentes a Zacatecas y luego a Saltillo.

Ya en Saltillo recibirían una última traición de parte de Ignacio Elizondo, quien los invitó a Coahuila para comprar armamento. Pero al llegar a Acatita, Allende se dio cuenta que el lugar estaba sitiado, descubriendo así la traición de Elizondo. Uno a uno, los Insurgentes fueron sometidos y llevados a Chihuahua.

Cada insurgente fue juzgado. Allende tuvo un juicio militar acusado de alta traición. Jamás negó los cargos, uno a uno los fue aceptando, asumiendo toda la responsabilidad de sus actos. Aldama, Jiménez y Santamaría procedieron de la misma forma. Mariano Abasolo no tuvo la misma valentía de los Insurgentes, el negó todos los cargos afirmando que fue manipulado, sumado que su esposa intervino por él gracias a las buenas relaciones que ella tenía con altos jerarcas de la corona. Abasolo fue enviado al castillo de Santa Catalina, donde moriría en 1816.

El 26 de Junio de 1811 los Insurgentes fueron fusilados, sus cabezas serian trasladadas a Guanajuato y colgadas en la Alhóndiga de Granaditas. Hidalgo correría con la misma suerte.

Miguel Hidalgo tuvo dos juicios, uno de ellos por parte de la iglesia, quienes le quitaron su grado de sacerdote. Haciéndolo arrodillarse vestido con su ropa sacerdotal como señal de degradación, posteriormente fue juzgado por un juez civil quien nuevamente lo obligó a arrodillarse y le leyó su condena a muerte. Fue pasado por las armas un 30 de julio de 1811, recibiendo 3 descargas, ya que los soldados no querían matar a un sacerdote por temor a ser condenados, por ello nadie tiraba a matar, así que el capitán ordenó a 2 militares disparar directo a su corazón.

El fin de una etapa

A la muerte de los Insurgentes, el movimiento se dividió en dos: por un lado, el asistente personal de Hidalgo, Ignacio López Rayón, quien a su muerte encabezaría el movimiento de independencia, pero él quería conciliar con los realistas y la corona española y por otra parte el alumno que había partido al Sur. El cura José María Morelos y Pavón.

Pero bueno, Morelos es otra historia…

Comments

comments

El inicio de la Independencia de México
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo más visto

To Top