Series

Sin excusas para hablar de sexo, en Sex Education

En la escuela preparatoria de Moordale, Inglaterra, los jóvenes tienen dudas en torno al sexo, y acuden al inexperto Otis Milburn por consejo, aunque las cosas no saldrán tan bien como parece.

Todos hemos sido adolescentes, o algunos lo siguen siendo, y es justamente esa etapa donde las cosas comienzan a cambiar súbitamente. Dejamos de ser niños y pasamos a ser unos chicos con acné y pelo por todas partes, con cambios físicos y también emocionales o sentimentales; comenzamos a sentir esas mariposas características cuando vemos a alguien que nos gusta y quisiéramos declararle nuestros sentimientos, pero no sabemos cómo, o si nos rechazará o, por el contrario, nos aceptará. Pero, de un momento a otro, no sólo es esa linda sensación de enamoramiento sino algo que traspasa al plano físico, y es allí cuando las dudas y la inseguridad se vuelvan abismales.

Lo que acabo de mencionar es, sin duda, atemorizante, aunque al mismo tiempo atrayente, y es normal. No hay que sentir pena al momento de hacer a un lado tabúes con el fin de conocer más sobre el tema y evitar meter la pata para disfrutar de una sana sexualidad. Esta es la problemática que tanto tú como yo hemos atravesado y que los personajes de esta divertida serie nos traen a la pantalla chica.

“Sex Education” es una serie británica que la plataforma de Netflix nos ha traído desde el año 2019, la cual cuenta ya con dos temporadas y próximamente con una tercera. Interpretada por increíbles actores como Asa Butterfield (El niño con el pijama de rayas) y Gillian Anderson (Los Expedientes X), la serie habla de la vida sexual de los estudiantes de la Escuela Preparatoria de Moordale, en Inglaterra: sus dudas, temores, deseos y dificultades para llevar a cabo su sexualidad, junto con algunos problemas románticos.

Uno de los estudiantes, Otis Milburn, tiene como madre a una experimentada terapeuta sexual que habla sin rodeos sobre el tema del sexo y, a partir de un percance y la labor de su mamá, el tímido Otis comienza a brindar a sus compañeros consejos con respecto a cuestiones que cruzan en torno a su sexualidad. Es desde aquí cuando las cosas se vuelven más complejas, interesantes y dolorosas, pero también divertidas y amigables para los estudiantes: amistad, romance, familia, identidad y, sobre todo, mucho pero mucho sexo.

Si te comenzó a llamar la atención esta grandiosa serie, te invito a que me acompañes a conocer lo que verás a lo largo de sus capítulos.

Adolescencia: esa pequeña gran palabra

Esta pequeña palabra abarca muchísimo más allá de una simple etapa. Los personajes principales son adolescentes que atraviesan por un periodo de demasiadas preguntas acompañadas de experiencias que impactan de una u otra manera su vida, por lo tanto, no todo es sexo en la vida de estos chicos.

La identidad, desde la adolescencia, va adquiriendo sus características propias, diferenciándose de las demás. A pesar de que en ocasiones esas diferencias son motivo de burla y prejuicio para otros, hay jóvenes que defienden su identidad cuando realmente se sienten seguros de ella, y otros tantos van en búsqueda de la suya. Es esta una cuestión que se ve a lo largo de la historia, y por la cual algunos de los estudiantes se ven envueltos: Jackson, un extraordinario nadador, se inclina por la actuación; Maeve, considerada como la zorra de la escuela, en realidad se percibe y es una chica realmente inteligente; así como el animado Erick, quien muestra al público su verdadero estilo.

En una gran variedad de series o películas juveniles se suele hacer de lado los lazos familiares, siempre concentrándose únicamente en los líos o aventuras de los protagonistas; sin embargo, Sex Education no forma parte de ese grupo. La familia viene a tener un rol importante a lo largo de la adolescencia, ya sea positiva o negativamente; brindando apoyo, convirtiéndose en un reto a enfrentar o ambas. Los lazos entre los integrantes de la familia puede que parezcan disfuncionales o fracturados, pero son los jóvenes quienes los cambian, o bien, los ponen a prueba al hacer un espacio para ellos dentro de sus vidas. 

La escuela Moordale, esa institución que nos hace recordar a nuestras escuelas (bueno, pero con alberca y bonitos jardines): estricta, cuadrada y que concibe a los estudiantes como una población descontrolada y problemática, con sus comúnmente conocidos grupitos, separados por sus diferencias entre todos. Pero las cosas no se quedan así entre todos, puesto que las circunstancias que se desenvuelven hacen que aun los más distanciados lleguen a coincidir, así como la escuela aprende a comprender a “la mala” las situaciones por las que pasan sus estudiantes y, por lo tanto, adaptarse a ellas.

Y algo que es muy importante y que marca definitivamente esa etapa distintiva es la amistad: ese cálido y agradable sentimiento que, como nosotros lo hicimos algún día, los jóvenes personajes desarrollan y estrechan sus lazos entre ellos de manera mutua e incondicional.

Oye… Tenemos que hablar de sexo

Un tema bastante temido, aún ocultado, pero que no podemos evitar y nos genera demasiada curiosidad. Conversar sobre ello no implica hablar solamente del acto como tal, sino también de otros aspectos que tienen un papel importante dentro de él.

Sexo: por una parte, es amor, pasión, deseo, caricias y contacto físico, pero por la otra cara de la moneda encontramos inseguridad, preocupación, prejuicios y muchos mitos y tabúes. En cada capítulo, Sex Education representa cada uno de esos tabúes que los jóvenes temen hablar por miedo a las críticas y que poco a poco terminan por desvanecerse. Desde las cuestiones emocionales y psicológicas, tales como los temores de no ser sexualmente activo o no tener un cuerpo ideal que mostrar a la pareja; atravesando por las físicas, como los son dificultades corporales y la [email protected]ón; hasta repercusiones más trascendentales, como el embarazo adolescente y el aborto.

Es por ello que no significa que la libido sea desagradable y tenga más puntos negativos en su contra, claro que no, pero si lleva a la conclusión de que esta corta y ahuyentada palabra trascienda más allá de lo que generalmente se tiene por concebida. Además, los personajes de esta historia nos hacen recordar algo muy importante: todo esto siempre va acompañado del amor y el afecto que se siente uno por el otro, y ésta es la razón principal por la que en la mayoría de los casos se da comienzo a toda esta aventura. Y no solamente los estudiantes serán protagonistas de esto, sino que los adultos también quieren aprender y darle un rumbo diferente tanto a sus maneras de pensar como de vivir.

La orientación sexual, un tema muy debatido actualmente, hace acto de presencia desde la primera temporada: Erick, el mejor amigo de Otis, es homosexual, lo cual acepta abiertamente y de lo cual uno no puede evitar percatarse. Así como se comienza con la situación de Erick sobre su sexualidad, en el transcurso de la serie van apareciendo otros jóvenes que van descubriendo su verdadera orientación sexual, lo cual les genera al principio inseguridad o incertidumbre, aunque poco a poco lo van aceptando. Lo mejor de esto es que no viene a meterse este asunto de manera forzada, sino que, en conjunto con emociones y sentimientos, tales como el amor, la pasión y el erotismo.

Por su parte, las infecciones de transmisión sexual (ITS) hacen lo suyo. En la preparatoria se esparce la noticia sobre algunos casos de clamidia, por lo que la población estudiantil cae en el pánico de contagiarse, y la escuela en un caos absoluto. Es cuando entra en acción la mamá de Otis, al juntar a todo mundo y explicar que la clamidia no se contagia tal y como se rumora, sino a través del contacto físico y sexual con alguien infectado. Aquí se expone la ignorancia que generalmente se tiene acerca de este tipo de enfermedades y cómo son importantes las pláticas que desmientan y aclaren el desconocimiento que se tiene con respecto a ellas.

Del abuso, el trauma y problemas relacionados con la sexualidad

Cuando Otis estaba a punto de tener relaciones sexuales por primera vez con su compañera Lily y empezó a convulsionarse, se reflejaron los traumas en la infancia vinculados al sexo; en la escena donde Aimee sube al autobús de camino a la escuela y sufre un incidente dentro de éste por parte de un pasajero, fue cuando se trató el tema del abuso y otras problemáticas de índole sexual.

Sex Education, si bien tiene como argumento la educación sexual en la juventud, no deja a un lado los problemas que devienen de situaciones delicadas en torno a la sexualidad. El abuso sexual, los traumas psicológicos en la infancia, el uso indebido de las redes sociales, así como prácticas irresponsables por medio de éstos (sexting y el acoso cibernético), son temas que se introducen y encajan adecuadamente dentro de la historia, plasmados en dificultades en los que se hallan los chicos pero que a final de cuentas logran solucionar. Dichas cuestiones se abarcan sin llegar a un radicalismo, manteniéndose de manera neutra, permitiendo al espectador no sentir cierta incomodidad y, por el contrario, una empatía por las circunstancias que observa en cada capítulo.

Además, y atinadamente con el personaje de la mamá de Otis, se realiza una enfatización hacia la importancia de la psicología y la terapia en cuanto a los malestares, traumas o preguntas que giran alrededor de este complejo concepto que viene siendo la sexualidad y su relación con la salud mental de cada individuo.

Sex Education, la comedia educativa

Estamos acostumbrados a observar que la mayoría de los proyectos de entretenimiento hallan escenas con contenido sexual, en donde introducen el tema pero fallan en el intento, ya que o fue mínimo ese intento o en definitiva fue bastante grotesco.

Me alegra comentarte que en esta serie no sucede eso y, tal como lo dice su propio título, el tema central es la educación sexual. Por medio de un argumento dramático y a la vez divertido donde las historias de los estudiantes son repercutidas por cada uno de esos elementos que componen la sexualidad humana, incorporados de manera imparcial y no forzada, llegamos a empatizar con los personajes y las situaciones por las que pasan así como también a reírnos de las tonterías y las desventuras que van surgiendo episodio tras episodio; además, no sentirás esa incómoda tensión ante las escenas eróticas y los diálogos que indagan un poco más a profundidad sobre los temas más serios y, muy probablemente, te incentivará a informarte más sobre esos tópicos o, incluso, a quitarte de la pena a empezar a dialogar sobre ellos.

Así que, si lo que buscas es algo donde se mezclen las lágrimas y las risas y, de paso, quieras retomar las clases de sexualidad humana de la secundaria, te remiendo esta estupenda opción. Confía en mi palabra de que no te arrepentirás y te clavarás tanto como yo. Recuerda que todo con prevención.

Comments

comments

Sin excusas para hablar de sexo, en Sex Education
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo más visto

To Top