Arte

10 obras esenciales para comprender a Pablo Picasso

Pablo Picasso fue una de las personalidades artísticas más relevantes e influyentes del siglo XX.

Pablo Picasso (1881-1973) fue un pintor y escultor español, creador, junto con Georges Braque, del cubismo, movimiento artístico que surgió a inicios del siglo pasado y representó una ruptura definitiva con la pintura tradicional. Picasso también incursionó en otras áreas como el dibujo, el grabado, la ilustración de libros, la escultura y el diseño de escenografía para montajes teatrales.

Picasso se consideraba pacifista y fue miembro del Partido Comunista de España y de Francia hasta su muerte. Su compromiso social se ve reflejado en Guernica (1937), una de sus obras más famosas, que realizó como protesta tras el bombardeo aéreo de la localidad vasca, durante la guerra civil española.

En la actualidad, su trabajo se exhibe en museos y colecciones de toda Europa y del mundo. No cabe duda de que su nombre quedará escrito en los libros de historia como una de las personalidades artísticas más relevantes e influyentes del siglo XX. Su obra trascendió barreras y su innovador estilo es fuente de inspiración para los artistas modernos.

El trabajo artístico de Picasso es inmenso y al hacer una lista de sus mejores obras dejamos atrás obras igual de importantes; sin embargo, a continuación enlistamos 10 obras esenciales para comprender a Pablo Picasso.

Las señoritas de Avignon (1907)

Esta obra es considerada el inicio del arte moderno y marcó el comienzo del Periodo africano o Protocubismo, además, es la referencia principal para hablar del cubismo. Picasso muestra en esta pintura a cinco prostitutas de Barcelona. Este cuadro pintado al óleo sobre lienzo es de grandes dimensiones, pues mide 243.9 x 233.7 centímetros y actualmente se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Mujer ante el espejo (1932)

Picasso pinta a su amante Marie Thérèse Walter mirándose en un espejo, a pesar de estar casado con Olga Koklova. Durante los años 30 ella se convirtió en su tema favorito y en esta pintura utilizó colores y símbolos para mostrar las diferentes maneras como él la veía y en las que ella se miraba a sí misma.

La vida (1903)

Con tan solo 22 años, Picasso pintó ‘La Vida’, uno de los cuadros más importantes del periodo azul, etapa que estuvo inspirada por un viaje a España y por el suicidio de su íntimo amigo Carlos Casagemas, quien en 1901 se quitó la vida por un amor trágico. Como parte de un análisis de rayos X que se le realizó a esta obra, se demostró que Picasso usó un lienzo ya utilizado anteriormente como soporte, pues en él podía verse la composición ‘Últimos momentos’.

La Mujer que llora (1937)

El cuadro representa el sufrimiento y el dolor de una mujer ante la guerra civil española. La modelo es la fotógrafa Dora Maar, que en aquella época era la pareja sentimental de Picasso. Los rasgos del rostro están alterados y desmenuzados en formas recortadas, con lo que claramente se puede apreciar el tormento y sufrimiento interior de la mujer. Dora Maar fue la musa de Picasso en varios retratos más.

El sueño (1932)

En esta obra aparece la joven Marie Thérèse Walter, que conoció al artista cuando tenía 15 años y Picasso 46. Años despúes, Walter y Picasso tuvieron una hija llamada Maya. En 2013, “El sueño” fue adquirido por el empresario Steven Cohen, luego de pagar 155 millones de dólares.

El viejo guitarrista ciego (1903)

Este cuadro muestra la imagen lánguida y triste de un mendigo tocando la guitarra, en el que predominan los característicos tonos del llamado Período azul de Picasso. Mediante el uso de tonalidades frías se acentúa la desdicha del anciano. A pesar de esto, mantiene la guitarra de un color marrón, como muestra de esperanza. En la actualidad, se encuentra en el Instituto de Arte de Chicago, Estados Unidos.

Retrato de Dora Maar (1936)

Dora Maar fue parte fundamental para alentar la conciencia política de Pablo Picasso, siendo la compañera afectiva del pintor durante el período de realización del Guernica. En los años que duró esa relación, Dora Maar fue la musa principal del artista y el tema de algunos de sus retratos más emblemáticos. Picasso realizó, al menos, cuatro tipos diferentes de retratos de Dora Maar.

Guernica (1937)

La pintura hace referencia al bombardeo de Guernica, ocurrido en 1937, durante la guerra civil española. Fue realizado por encargo del Gobierno de la Segunda República Española, con el objetivo de atraer la atención del público hacia la causa republicana en medio de la guerra civil española.

Debido a la instauración de la dictadura militar del general Franco en España, Picasso optó por dejar que el cuadro fuese custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York. En 1981 la obra volvió finalmente a España, y desde 1992 se encuentra en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Muchacho con pipa (1905)

Es una pintura que Picasso realizó cuando tenía apenas 24 años, durante su Periodo Rosa, poco después de establecerse en la sección de Montmartre de París, Francia. La obra muestra a un niño parisino sosteniendo una pipa en la mano izquierda que tiene una corona de flores.

Sylvette (1954)

La modelo de esta pintura es Sylvette David, una mujer francesa que, durante el verano de 1953, trabajó en un taller de cerámica cerca del estudio de Picasso en Vallauris, Francia. Picasso encontró a la joven sumamente atractiva y creó aproximadamente 60 obras inspiradas en ella, además de unas 10 esculturas.

***

Comments

comments

10 obras esenciales para comprender a Pablo Picasso
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Las pinturas más importantes de Leonardo da Vinci - Cultura Impaciente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo más visto

To Top