Libros

Las mejores frases del escritor Eduardo Galeano

Eduardo Galeano fue un reconocido periodista y escritor uruguayo, considerado como uno de los pensadores de izquierda más importantes en Latinoamérica.

Eduardo Galeano (1940-2015) fue un reconocido periodista y escritor uruguayo, considerado como uno de los pensadores de izquierda más importantes en Latinoamérica. Entre sus libros más importantes se encuentran Las venas abiertas de América Latina (1971), Memoria del fuego (1986) y El libro de los abrazos (1989).

Durante sus inicios, trabajó como jefe de redacción en el semanario Marcha, medio de comunicación por donde pasaron escritores de la talla de Mario Vargas Llosa y Mario Benedetti. En los años 70’s, tras la dictadura militar que se instauró en su país, fue encarcelado y posteriormente exiliado en Argentina y España.

Durante este periodo, su libro Las venas abiertas de América Latina fue censurado en varios países de Latinoamérica donde las dictaduras militares ascendieron. En esta obra, Galeano plantea que la pobreza y el subdesarrollo de los países de Latinoamérica se debe al saqueo económico que han perpetrado históricamente países como España, Reino Unido y los Estados Unidos.

Gracias a su destacada trayectoria, Galeano recibió múltiples reconocimientos entre los que destacan varios Doctorados Honoris otorgados por la Universidad de La Habana, la Universidad de El Salvador, la Universidad Veracruzana de México y la Universidad Nacional de Córdoba de Argentina, entre otros. En 2015, fallece tras una larga batalla que lidió contra el cáncer de pulmón.

A lo largo de su carrera, Galeano nos dejó invaluables reflexiones sobre diferentes temas, y a continuación te mostramos algunas de sus frases más célebres.  

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.

“Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores”.

“Culto no es aquel que lee libros. Culto es aquel que es capaz de escuchar al otro”.

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.

“La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”.

“No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta”.

“La violencia engendra violencia, como se sabe; pero también engendra ganancias para la industria de la violencia, que la vende como espectáculo y la convierte en objeto de consumo”.

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.

“Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos”.

“Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen”.

“Si me caí es porque estaba caminando. Y caminar vale la pena, aunque te caigas”.

“Vivimos en un mundo donde el funeral importa más que el muerto, la boda más que el amor y el físico más que el intelecto Vivimos en la cultura del envase, que desprecia el contenido”.

“Vinieron. Ellos tenían La Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: “Cierren los ojos y recen”. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos La Biblia”.

“Hay un único lugar donde ayer y hoy se encuentran y se reconocen y se abrazan. Ese lugar es mañana”.

“La historia de América Latina es la historia del despojo de los recursos naturales”.

“El automóvil, el televisor, el vídeo, la computadora personal, el teléfono celular y demás contraseñas de la felicidad, máquinas nacidas para ganar tiempo o para pasar el tiempo, se apoderan del tiempo”.

“Y nada tenía de malo, y nada tenía de raro que se me hubiera roto el corazón de tanto usarlo”.

“Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias”.

“Libres son quienes crean, no quienes copian, y libres son quienes piensan, no quienes obedecen. Enseñar es enseñar a dudar”.

“El machismo es el miedo de los hombres a las mujeres sin miedo”.

“Me gusta la gente sentipensante, que no separa la razón del corazón. Que siente y piensa a la vez. Sin divorciar la cabeza del cuerpo, ni la emoción de la razón”.

“Si la naturaleza fuera un banco, ya la habrían salvado”.

“Yo creo que fuimos nacidos hijos de los días, porque cada día tiene una historia y nosotros somos las historias que vivimos”.

“Sólo los tontos creen que el silencio es un vacío. No está vacío nunca. Y a veces la mejor manera de comunicarse es callando”.

“Yo escribo para quienes no pueden leerme. Los de abajo, los que esperan desde hace siglos en la cola de la historia, no saben leer o no tienen con qué”.

***

Comments

comments

Las mejores frases del escritor Eduardo Galeano
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo más visto

To Top