Cine

12 momentos memorables de Forrest Gump

Forrest Gump es una de las películas más aclamadas y queridas de Tom Hanks y fue dirigida por Robert Zemeckis, no solo tiene grandes actuaciones y un excelente guion, sino que cuenta con más de una escena que dejó huella en las referencias cinematográficas de la cultura pop. Algunas destacadas por sus diálogos hilarantes, otras por la ternura e inocencia de Forrest y otras por la crudeza y melancolía de su trasfondo. 

Para algunos, una película con demasiados sucesos extraordinarios para ser realista y, para otros, una película entrañable por su mágica forma de presentar la vida y las posibilidades infinitas que le dan esperanza y consuelo a las dificultades, coincidencias y los vínculos que tenemos en nuestra vida, desconociendo nuestro destino como una pluma bailando en el viento. 

¡Corre, Forrest!  

Una escena que ha sido referenciada y parodiada en múltiples ocasiones es el momento en que la fuerza por huir y los ánimos de Jenny, lograron que sus piernas recuperaran su movilidad mientras se escucha la voz de Jenny de fondo gritando “¡Corre, Forrest!” y vemos los aparatos ortopédicos destrozarse. Esta escena más allá de reflejar un momento “milagroso” se convierte en un momento clave en la vida de Forrest, que más tarde lo ayudaría a salvarse en la guerra de Vietnam y lograr un récord en correr durante 3 años. Representando a su vez el huir del pasado y lograr nuestros objetivos sin importar las limitaciones que la sociedad nos imponga. 

Bubba y los camarones 

Una de las características de Forrest es su amabilidad y buen corazón, algo que se refleja durante toda la película, pero como en la vida, a pesar de eso es constantemente rechazado por su condición a excepción de Jenny y Bubba, quienes desde un inicio le demuestran amabilidad y una amistad sincera. 

Después de conocerse vemos a Bubba y Forrest forjando una amistad a través de una escena cómica e inocente en donde mientras hacen sus labores, Bubba le cuenta sobre las diferentes formas de cocinar camarones y Forrest escucha paciente sin interrumpirlo o silenciarlo, algo que después sería significativo al convertirse en su mejor amigo y cumplir su sueño de ser el dueño de un barco camaronero en su honor.

Forrest salva a los soldados 

Al ser atacados durante la guerra, Forrest recuerda el consejo de Jenny y corre para salvar su vida, dejando a todo el pelotón atrás debido a su habilidad para correr hasta que se percata de ser el único que logró escapar y decide regresar a buscar a Bubba mientras en el transcurso encuentra a soldados heridos a los que decide ayudar tomando a uno por uno en su espalda para llevarlos a una orilla segura. Después se muestra un momento conmovedor entre Forrest y Bubba en su lecho de muerte expresando su deseo de ir a casa como sus últimas palabras, despidiéndose así de su único amigo y al teniente Dan siendo rescatado en contra de su voluntad frustrado por no morir junto al resto de su ejército. 

El regreso de Jenny

Otro de los momentos más tiernos y recordados es aquel donde en medio del discurso fallido de Forrest sobre la guerra de Vietnam, aparece Jenny tratando de llegar hacia Forrest gritando su nombre y caminando entre el agua en frente de toda la multitud mientras Forrest corre hacia ella para darse un abrazo con los aplausos y gritos de la gente de fondo, siendo además de un reencuentro conmovedor, un gesto simbólico a los ojos de los demás entre la paz y la guerra a través de Jenny, una hippie y Forrest, un soldado de Vietnam. 

Forrest conoce a John Lennon 

La película está llena de referencias a la cultura pop y momentos históricos en Estados Unidos con apariciones como la de Elvis Presley y John F. Kennedy. Sin embargo, la escena más icónica con una figura pública fue la entrevista junto a John Lennon, en donde además de demostrar la calidad de los efectos especiales añadiendo a Tom Hanks en una entrevista real de Lennon, se ve una pequeña interacción cómica entre ambos que hace referencia a la canción más popular de Lennon usando los diálogos de ambos, para después escuchar la voz de Forrest narrar sobre su repentina muerte mientras aparece el rostro de John en pantalla. 

El éxito de camarones Bubba Gump

Después de perder las piernas y haber estado un largo tiempo con rencor hacia Forrest y Dios, el teniente Dan finalmente encuentra una motivación al cumplirle a Forrest la promesa sarcástica de ser su compañero si se convertía en el dueño de un barco camaronero, es entonces cuando a pesar de empezar sin suerte, llega un huracán que les consigue el éxito en la pesca de camarones, lo que posteriormente logra expandir el negocio con una cadena de restaurantes que los convierte en millonarios y le da la oportunidad a Forrest de darle la parte de Bubba a su familia en su honor y donar gran parte del dinero a diferentes causas. 

La muerte de la señora Gump

A partir de este momento la película va adquiriendo un tono más melancólico, en donde después de la llamada de urgencia sobre la salud de la señora Gump, vemos a Forrest llegar a la habitación de su madre, quien se encuentra en cama descansando y aceptando su muerte, sin tristeza ni preocupación, sino en completa calma y satisfecha con su vida. 

Después de sincerase con Forrest sobre su salud y la naturaleza de la muerte, le dice un lema que se queda en su memoria: “la vida es como una caja de bombones, nuca sabes lo que te va a tocar” una de las frases célebres del cine que todos recordamos al pensar en esta película. 

Jenny y la casa de su padre

Después de sufrir abuso por su padre y llevar una vida adulta llena de violencia y perdición tratando de encontrarse a sí misma, hay un momento agridulce en el que Jenny reaparece en la vida de Forrest, sobria, con aspecto simple y una mirada triste y cansada. Después se nos muestra a Forrest y Jenny caminar hasta llegar a la casa de su padre en donde vivió su infancia, el silencio se transforma en rabia y Jenny comienza a lanzar rocas a la casa como un intento de sacar su dolor y frustración al lugar y los recuerdos que repercutieron en su vida para siempre. Finalmente, se le ve caer al suelo cansada y a Forrest acompañándola en silencio. 

Forrest corre por tres años

Durante la película se nos muestra a Forrest como alguien con una suerte extraordinaria, pero también como alguien que seguía sus instintos sin tratar de encontrarle un objetivo o sentido a la vida. Y una escena que demuestra esta filosofía es el momento en que un día repentinamente decide correr sin destino fijo, planificación ni motivación en particular durante tres años. Es entonces cuando la gente comienza a verlo como un ídolo, despertando en ellos inspiración sin siquiera saber por qué, hasta que un día simplemente deja de hacerlo y regresa a casa, sin explicaciones ni discursos, dejando a aquellos que lo estuvieron siguiendo varados y confundidos sin saber que hacer al no tener una figura a la cual seguir. 

A lo largo de la vida correr ha sido parte fundamental para Forrest, representando la libertad de dejar el pasado atrás, así como la capacidad para seguir en movimiento a pesar de los cambios y circunstancias. 

Forrest conoce a su hijo

Finalmente llegamos al presente en la historia que ha estado narrando Forrest mientras esperaba el autobús para ir a casa de Jenny. Al llegar y reencontrarse después de tres años sin saber de ella, aparece una Jenny más estable y en paz con su vida, feliz de ver a su amigo para después presentarle a su hijo. Uno de los momentos más emotivos, en el que después de revelarle a Forrest ser su padre, sus ojos se llenan de lágrimas y las palabras se atoran en su garganta, hasta que con miedo le pregunta si su hijo heredó su condición o si es inteligente, preocupándose de que su hijo tenga que lidiar con las mismas limitaciones que él.  Al saber que todo está bien, se dirige a hablarle mientras Jenny los observa feliz y tranquila sabiendo que todo estará bien cuando ya no esté. 

Forrest y la tumba de Jenny

Después de ver a Jenny finalmente feliz y en tranquilidad compartiendo su vida junto a Forrest y su hijo, la siguiente escena en donde vemos a Forrest visitar su tumba ubicada debajo del árbol especial en donde solían pasar tiempo durante su infancia mientras le cuenta sobre su vida al pequeño Forrest, resulta triste y hermoso a su vez. Al mostrar el amor que Forrest tuvo por Jenny hasta sus últimos días, llenándose sus ojos de lágrimas ante la nostalgia de su ausencia mientras reflexiona sobre la vida, la muerte y el destino. 

La pluma 

En esta escena vemos a Forrest llevando al autobús escolar al primer día de clases al pequeño Forrest, quien llama por su nombre a la conductora de autobús, la misma quien conducía el autobús escolar de Forrest en su infancia, creando un momento tierno y nostálgico de deja vu. Al despedirse de él, vemos a Forrest sentado en la banca cuando una pluma blanca aparece entre sus pies moviéndose a través del viento suavemente y sin dirección, simbolizando nuestras vidas y los lugares, personas y momentos a los que el tiempo nos lleva. 

Comments

comments

12 momentos memorables de Forrest Gump
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo más visto

To Top
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.

Powered By
Best Wordpress Adblock Detecting Plugin | CHP Adblock