Series

Tras nueve años, se estrena Evangelion 3.0+1.0: Thrice Upon a Time (Opinión de la tetralogía)

Después de nueve años de espera, Hideaki Anno estrena la última película “rebuild” de Evangelion ¿Vale la pena ver las tres anteriores? ¿Esta cuarta película es un digno cierre?

La serie “Neon Genesis Evangelion” (1995-1996) y la película “The End of Evangelion” (1997), que le da un cierre, son ya clásicos extremadamente populares. Hideaki Anno, el creador, no conforme con su ejecución original, por la falta de presupuesto y el desarrollo de algunas de sus ideas, hizo películas a modos de “rebuilds” (o “reconstrucción”) de la historia (que, a su vez, sirven como complemento de la historia original).

En 2007 se estrenó “Evangelion: 1.0 You Are (Not) Alone”, la primera película, que pocas diferencias tenía con el material original (más que unas escenas extra) y que, personalmente, me mantuvo ligeramente escéptico por lo simple que se veía todo. Más allá de alguno que otro detalle, aparentaba una historia común y corriente de acción y ciencia ficción.

Dos años después, en 2009, se estrena “Evangelion: 2.0 You Can (Not) Advance”, secuela directa que, aún sin despegarse tanto de la estructura original, sí trae cuestiones nuevas bastante interesantes (personajes, relaciones y, en especial, el final). De todos modos, era imposible no pensar en que quizás era “innecesario” todo esto, por lo poco que distaba de lo original, lo poco que complementaba y, en comparación, la poca sensibilidad con la que cargaba (si se la compara con la serie + película). Cierto es, igual, que gran parte del principio de la serie tampoco es tan “sensible/profundo/complejo” y que eso se va dando con el tiempo. El tema es que, siendo películas individuales, parecía que no había mucho “tiempo”.

Tres años después, Anno da un volantazo con “Evangelion: 3.0 You Can (Not) Redo” en 2012, donde la historia pega un giro de 180º (que no voy a adelantar, para quienes no la hayan visto) y, aunque mantiene la estructura original, presenta un mundo nuevo, relaciones nuevas, personajes nuevos, una sensibilidad como era familiar de la serie pasada y bastante crudeza (similar a la crudeza de ese acontecimiento al final de la película anterior, que también pasaba en la serie). Acá sí se siente nuevo, pese a que haya obvios puntos (ligeramente) similares (el personaje de Kaworu); trae nuevos conflictos y perspectivas. Eso sí, al final, medio que se siente “introductorio” a lo que sería la próxima película; pero refresca mucho en comparación a lo que se venía viendo. Había que darle tiempo a la historia para que avance.

Y tiempo es lo que se tomó Anno, pues no fue hasta nueve años después que estrenó “Evangelion: 3.0+1.0 Thrice Upon a Time”, este año (en marzo en cines japoneses y el 13 de agosto en Prime Video). Completando la tetralogía de las películas con tantos errores como aciertos (mentira, tiene más aciertos que errores).

Sin adelantar nada de la trama, puedo decir que es una perfecta continuación de la anterior, una exploración mucho más a fondo de ese “mundo” que se nos presenta en 3.0. Se toma las 2hrs. 30 min. que dura para darse el tiempo de explorar y profundizar en los personajes todo lo que no lo hizo en sus antecesoras.

De más está decir que las escenas de acción son geniales, y que, si bien falla muchas veces, el CGI generalmente está bien implementado (excepto por una decisión en la animación, hacia el último tercio de la película, con una “cabeza” que aparece al final, que me pareció feísima jajaja; pero bueno, algunos argumentan que ese “anti-esteticismo” viene adrede de la mano de Anno. Para mí, resulta distractor y estorba un poco a lo que significa toda esa escena).

Es tan cruda, emotiva, triste, profunda, sensible y bonita como Evangelion sabe serlo. No quiero adelantar nada, pero aseguro que el tramo final es lo que más me gustó. Por fin da “eso”, que tanto me hubiese gustado ver en el material original, que no había pasado (o no había pasado con tanta profundidad: explorar más al personaje del padre del protagonista, la relación entre ambos y un “enfrentamiento”, no literal, entre padre e hijo). Además, la relación de Shiji y Misato es mucho más “sana” en esta nueva versión, quien haya visto “The End of Evangelion”, sabrá a lo que me refiero, en donde ha habido mucha polémica al respecto.

Objetividad es de lo que carezco, al igual que imparcialidad, cuando se trata de algo que me conmueve y llega tanto como lo es esta serie (y todo Evangelion en general). Al fin y al cabo, “Neon Genesis Evangelion” se trata de lo más humano y de las emociones, imposible no ver todo el material desde ese lado. De no “sentirlo”, si se quiere. Ya sería ponerme personal, cosa que no quiero, porque no es el objetivo de este escrito; pero es así cómo veo al cine en general. No como un análisis en frío de “qué tan bien hecho está algo” (no siempre), sino, también, las emociones que me generan y cuánto me conmueven las películas que veo y que me llegan.

Ahora bien, volviendo con la película, cabe destacar algo muy importante y polémico que tiene toda la serie, las películas, etcétera. Mejor dicho, de lo que peca. Eso es la posición de Shinji y los adultos “seductores”, o Shinji y las mujeres que lo rodean, o la forma en la que Hideaki Anno enfoca desnudos de menores de edad (sean semidesnudos, no explícitos, o completamente explícitos; ha habido de todos los tipos a lo largo de todo lo que es Evangelion). Lo digo a modo de aviso, porque a cualquiera le puede, con justa razón, incomodar o parecer desagradable. Para mí, cuanto menos, muchas de esas situaciones, innecesarias; otras, a veces, a favor de lo que la trama intenta simbolizar (por ejemplo, el tema de los “adultos seductores”, puede fácilmente anclarse a una cuestión Freudiana; aunque no creo que sea la mejor forma de simbolizar).

Esta última película no está exenta de eso, pero, por lo menos, lo trasciende (y es sexualmente menos morbosa, pese a los desnudos; al menos, menos que “The End of Evangelion”, con la famosa -o infamous, si escribiese en inglés- escena del hospital).

Para mí fue un gran final, para una serie de películas inconsistente, con tantos errores como aciertos (de nuevo, mentira, tiene más aciertos que errores). Lo que más temía era que no complemente y no aporte, porque, siendo sinceros, no era algo “necesario”, como ya dije, que exista. La serie, sumada a la película, cerraba “por sí sola”. Pero, de todos modos, cerrada mi boca, Anno probó tener muchas más cosas por contar y agregar a Evangelion. Dándole un final del que no voy a hablar, pero que resulta un poco más satisfactorio y menos confuso que el de “The End of Evangelion”, ni tan onírico como el de “Neon Genesis Evangelion” (la serie).

¿Qué les pareció a ustedes? ¿Vieron alguna de todas estas películas, o la serie?

Gracias por leer.

Comments

comments

Tras nueve años, se estrena Evangelion 3.0+1.0: Thrice Upon a Time (Opinión de la tetralogía)
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo más visto

To Top